Seleccionar página

Yorkshire Terrier

  • Raza: Yorkshire Terrier
  • Sexo: Machos y hembra disponibles
  • Color: Negro y fuego

11 + 14 =

La raza se originó en Yorkshire y la contigua Lancashire, una escarpada región al norte de Inglaterra.A mediados del siglo XIX, obreros procedentes de Escocia llegaron a Yorkshire en busca de trabajo, trayendo consigo diferentes variedades de pequeños terrier. La cría del Yorkshire terrier fue realizada principalmente por trabajadores (en su mayoría de los molinos o fábricas de algodón y lana) en los condados de Yorkshire y Lancashire. Desafortunadamente los detalles acerca de la raza son escasos; A. Foster es citada diciendo en 1886: «Si tenemos en cuenta que fueron los trabajadores de los molinos quienes dieron origen a la raza… y siendo casi todos hombres ignorantes, que no estaban acostumbrados a divulgar información para uso público, podemos entender la razón del por qué es difícil conseguir datos fiables».

Lo que se sabe es que la raza surgió de tres perros diferentes, un macho llamado Old Crab y una hembra llamada Kitty, mientras que el nombre de la tercera hembra se desconoce. También figuraron entre los primeros animales que dieron origen a la raza el Paisley terrier, una versión más pequeña del Skye terrier que fue criado por su pelo largo, hermoso y sedoso, el Waterside terrier, y el Clydesdale terrier. Algunas autoridades creen que el Maltés también fue utilizado. A. Foster lo sintetizó de la siguiente forma: «Fue completa y originalmente creado a partir de los terrier de Escocia y se muestra como tal… el nombre de Yorkshire terrier le viene dado a cuenta de haber sido perfeccionado en Yorkshire».

No fue hasta finales de 1865 cuando un perro de exposición llamado Huddersfield Ben (que era un Paisley terrier con tipo de Yorkshire terrier), propiedad de una mujer que vivía en Yorkshire, Mary Ann Foster, fue visto en las exposiciones caninas en toda Gran Bretaña, y definió el estándar de la raza denominada Yorkshire terrier. ​El nombre oficial de la raza se adoptó en 1870.

Aunque pequeño, el yorkshire posee las características de valor y tenacidad propias de los terrier. El yorkshire admite gustosamente a toda clase de gente. Es activo, sobreprotector, le encanta ser el centro de atención, y no mostrará el temperamento apacible que se ve en los perros falderos (lo que es consecuencia de su naturaleza independiente para trabajar sin ayuda humana cuando fue criado para cazar roedores). Es una raza fácil de adiestrar, siempre y cuando el propietario sea constante. Como cualquier perro, necesita ejercicio en relación con su capacidad y aptitud física.

Tienden a ladrar mucho, y esto los convierte en excelentes perros vigilantes, ya que harán sonar la alarma cuando alguien se acerca y parece amenazante. Si el ladrido excesivo se convierte en un problema, se puede resolver con un entrenamiento adecuado.

A nivel de inteligencia el yorkie ocupó el puesto 27 en la clasificación de Stanley Coren acerca de la inteligencia de los perros.

El típico pelo en la raza es fino, liso y sedoso. Ha sido catalogado por el AKC como una de las razas de perros hipoalergénicas. En comparación con otras razas, el yorkie no tira mucho pelo, perdiendo sólo pequeñas cantidades cuando se baña o cepilla, ​sin embargo, es la caspa y la saliva canina lo que desencadena más reacciones alérgicas.

​Los alergólogos consideran que a veces un paciente alérgico en particular será capaz de tolerar un perro en especial, pero están de acuerdo en que «la suerte de unos pocos con sus mascotas no se puede utilizar para adaptarla a todas las personas alérgicas y razas de perros». ​El pelaje del Yorkshire terrier se dice que se cae solo cuando se le cepilla, o simplemente no pelecha. Aunque ninguna de estas declaraciones coinciden con lo que los biólogos, veterinarios y alergólogos saben acerca de las pieles de los perros. Los alergólogos «creen que hay diferencias en la producción de proteínas entre los perros que pueden ayudar a un paciente sí y otro no», lo que significa que algunas personas alérgicas podrían no tener reacciones alérgicas a un perro en específico, como el yorkie.